Que el aislamiento social no te aleje de la actividad física

Entrenar mejora el sistema inmune y combate el estrés del aislamiento. El ejercicio en casa ayuda a mantenerse saludable en tiempos de COVID-19.

Si usted es de los que asiste al gimnasio con frecuencia, se ejercita en parques o hace caminatas al aire libre debe reinventar sus buenos hábitos en tiempos de coronavirus, ya que la recomendación en diferentes partes del mundo para combatir la propagación del COVID-19 es quedarse en casa. Evitar lugares con aglomeración de personas ha sido una medida clave para intentar contener el virus que hoy, al cierre de esta edición a 18 de abril, ya tenemos (número de casos para el momento de publicación) casos reportados positivos en la isla.

Todos los centros deportivos han cerrado sus puertas para prevenir un mayor número de contagios y por orden ejecutiva. En países como España fue ordenada la cuarentena obligatoria entre sus habitantes prohibiendo, incluso, el uso de áreas comunes en edificios, zonas deportivas y gimnasios. Entonces, ¿debe continuar la práctica de ejercicio en medio de una pandemia? La respuesta es sí, aunque de forma individual, evitando los entrenamientos en grupo.

Son muy claros los beneficios e impacto preventivo del ejercicio en todo lo que tiene que ver con patologías crónicas no transmisibles incluyendo las cardio-metabólicas y respiratorias. Incluso, en las transmisibles como el VIH, está más que publicado el beneficio del entrenamiento.

 

Beneficios

La Organización Mundial de la Salud describe la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exige gasto de energía. La entidad señala que, de acuerdo con estudios, la inactividad es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial presentando el 6% de las muertes registradas en todo el mundo. 

Además, se estima que es la causa principal de un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y el 30% de la carga de cardiopatía isquémica. 

Entre sus beneficios está la mejora de la forma y resistencia física, el equilibrio, la flexibilidad y movilidad de las articulaciones. Incrementa o mantiene la densidad ósea, ayuda a mantener la composición corporal adecuada, aumenta el trofismo y la fuerza muscular, reduce la sensación de fatiga. En el embarazo previene la eclampsia, preeclampsia, diabetes gestacional y ayuda en el desempeño del parto y su recuperación.

Recuerda que los estiramientos son indispensables antes y después de entrenar.

 

La práctica de ejercicio durante el aislamiento

Realizar actividad física en días de aislamiento podría ayudar a mejorar el desempeño del sistema inmune de barrera en el sistema respiratorio, haciendo que las células ciliadas tengan mejor movilización de partículas o mucosidad excesiva.

 Un ejercicio bien hecho, con la nutrición y la suplementación adecuada, nos va a ayudar a tener un sistema inmune acondicionado para enfrentar de mejor manera el contagio de este virus y cualquier otro virus o agente patógeno. Otra de las problemáticas presente en medio de la crisis es la ansiedad y la depresión ocasionadas por el aislamiento social. Por lo cual, realizar una rutina de ejercicios en casa ayuda a mitigar el estrés a reducir los niveles de tensión, a aumentar el estado de alerta. Repercute también en el estado de ánimo disminuyendo la agresividad, ira, angustia e incrementa el bienestar general.

Para quienes realicen teletrabajo, una dosis de actividad física podría mejorar la concentración, el desempeño laboral y podría impactar de forma positiva en la productividad.

 

Mejor en casa

Recomiendo buscar videos de rutinas sencillas para personas sin condiciones médicas especiales, buscando animar a las personas a aprovechar el tiempo y entrenar en casa.

Y si el ejercicio aún no es parte de su cotidianidad, recomiendo con esta coyuntura, dar el primer paso. 

Podemos valernos de elementos del hogar como sillas, matres de yoga, pesitas que tengamos en casa o un par de botellas plásticas llenas de agua o arena, usar cuerdas, escaleras, música y, por supuesto, nuestro peso corporal. 

Señalo, aunque gimnasios pudiesen estar abiertos, lo mejor es entrenar desde casa por el momento. Es un tiempo de compromiso de todos, con nosotros mismos, con nuestros seres amados y la ciudadanía mundial. Muchos entrenadores tienen redes sociales o aplicaciones donde las personas pueden acceder ejercicios en casa, solo es cuestión de continuar el hábito o empezar y crearlo.

Recalco que es un momento de prevención, “de precaución más que de pánico”, nadie absolutamente nadie sintomático respiratorio debe realizar ejercicio.

Los seres humanos pasan la vida buscando el tiempo para hacer ejercicio, pero les aseguro que en vez de vivir buscándolo hay que encontrarlo. Que esta situación nos lleve a conseguir un estilo de vida saludable y activo en casa con las prevenciones ya mencionadas.

Recuerda: el sedentarismo es causal de mortalidad y factor de riesgo para esta y otras tantas causas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Correo Electonico
Share on linkedin
LinkedIn

Gracias por suscribirse a nuestra lista de difusión, próximamente estará recibiendo actualizaciones de empleos, datos de salud e información sobre nuestros productos y servicios.