Trabajo remoto cerca de la nevera

Debido a la pandemia que vivimos como sociedad, ahora es una realidad para todos el trabajo remoto (o para la gran mayoría). Algunos pueden decir que ha sido una excelente experiencia y otros están deseosos por regresar a las facilidades del trabajo. Sin embargo, se puede decir que definitivamente trabajar desde el hogar en estos momentos ayuda a disminuir el riesgo de contagio y, a la vez, se asegura la continuidad del servicio de las organizaciones. Pero hay varios retos en esta modalidad, dentro de ellos: ¡el control de los alimentos que consumimos!

Les pregunto… ¿de casualidad les parece familiar alguno de estos “memes”?

Trabajar en el hogar y la situación de salud pública actual definitivamente puede ocasionar estrés y ansiedad. Esto puede llevar a consumir alimentos no saludables y en cantidades excesivas. De igual forma, el simple hecho de tener la nevera cerca puede afectar la salud si no se toman decisiones saludables con lo que se va a consumir. Se puede observar un aumento en peso corporal, descontrol de condiciones médicas preexistentes, problemas para dormir, malestar gastrointestinal, entre otras.

Entonces… ¿qué se puede hacer para trabajar remoto cerca de la nevera…pero de forma saludable? A continuación 7 recomendaciones:

1.Establece tu estación de trabajo remoto lejos de la cocina

A la medida que sea posible, establece tu estación de trabajo remoto lejos de la cocina. Visualmente el no tener fácil acceso a la cocina puede ayudar a controlar el impulso inconsciente de ir y buscar algo para comer mientras se trabaja.

En adición, establecer un lugar específico para trabajar que no interrumpa las áreas de compartir comunes en el hogar puede ayudar a mantener una “percepción” de que el trabajo está separado de lo que es el hogar.

 

2.Mantente hidratado

La hidratación es parte clave para muchas funciones en el cuerpo. Es recomendable tener siempre una botella de agua (o varias) en tu estación de trabajo y tomarla cada vez que sientas que tienes hambre. Esto puede controlar un poco el hambre y, a la vez, te mantienes hidratado.

 

3.Planifica tus comidas y meriendas

El primer error que se puede cometer al trabajar remoto es siempre esperar la hora del almuerzo para abrir la nevera e identificar qué podemos comer. Primero, nos tardamos en preparar algo para comer y se nos va el tiempo de “break”. Segundo, probablemente escojamos cosas para comer que requieran mínima cocción, como alimentos procesados y/o pre empacados no saludables.

 

De igual forma, si no planificamos las meriendas, probablemente cada 30 minutos o 1 hora estaremos buscando en la lacena y la nevera qué podemos “picar”. En este sentido, puede ser posible que se consuma una porción más grande de lo recomendable o escoger meriendas altas en azúcar, grasa o sodio.

 

¿Qué se puede hacer? Planificar las comidas y meriendas de antemano, ya sea un día o varios días antes. Hay alimentos ya preparados que pueden durar en la nevera hasta 7 días sin dañarse. Además, esto promueve que se cocinen alimentos más nutritivos y frescos ya que estableces un tiempo en específico para planificar y preparar tus comidas.

 

De igual forma, se recomienda definir las meriendas que vas a consumir en la semana, preferiblemente frutas frescas o meriendas con contenido de fibra y proteína, esto para variar el consumo de nutrientes y controlar el hambre.

 

4.Prepara las comidas y meriendas con las porciones definidas

Importante que cuando se preparen los alimentos, los mismos se guarden en la nevera en porciones listas para comer. Un ejemplo de algo que no recomendaría sería ubicar en la nevera un envase grande con todo el arroz y otro envase con el pollo. ¿Por qué? Porque al tener hambre probablemente te sirvas mucha cantidad de comida. ¿Qué sería recomendable? En un envase ubicar tanto el arroz como el pollo en una porción razonable. Lo único que tendrías que hacer a la hora de comer es calentar y ¡listo!

 

De igual forma con las meriendas, por ejemplo, si quieres consumir almendras o nueces, divídelas en empaques porcionados. Si tomamos el empaque grande de seguro se nos va la mano y consumimos calorías de más.

 

5.Respeta el tiempo designado para comer alimentos

En el trabajo remoto puede ser un reto despegarse y tomar el periodo designado de alimentos. Tanto la hora de almuerzo como el espacio para realizar las meriendas es sagrado. Desconéctate de la computadora y ve al patio, mesa de comedor, balcón u otro sitio que te obligue a comer y no trabajar a la vez. Establece el horario de almuerzo y meriendas, configura una alarma y disfruta del placer de comer. Respetar los espacios de comer saludable puede ayudar tanto a la productividad y estar más atentos en el trabajo.

Importante…no comas tan rápido para que le des tiempo al cerebro a darse cuenta cuando ya estás satisfecho; así evitas consumir calorías en exceso.

 

6.Enfócate en alimentos nutritivos

Cuando vayas al supermercado ve con una lista preparada únicamente con lo necesario según tu planificación de comidas para la semana. En esta lista prefiere alimentos frescos, incluyendo frutas, vegetales, viandas, entre otros. De igual forma, de requerir alimentos enlatados, que los mismos sean sin sal o azúcar añadida. Evita productos altamente procesados altos en grasa, sal o azúcar, ya que su aportación nutricional no es la mejor para mantener un estilo de vida saludable. Si compras alimentos no saludables, los vas a tener en la nevera y lacena y los vas a consumir a la larga… ¡esa no es la idea!

 

7.Incluye a tu familia

Un reto durante el trabajo remoto es que, en muchas ocasiones, también nos acompañan los niños u otras personas. ¿En qué sentido puede ser un reto? Por ejemplo, muchas veces los niños quieren y piden… ¡comida! Si nos toca darles algo de comer, es altamente probable que nos den ganas de comer a nosotros también. Esto nos puede sacar de la rutina ya establecida.

Por esto, incluye a tu familia en las recomendaciones que compartí y que les aplique: planificar las comidas y meriendas, mantenerse hidratado, preparar las porciones adecuadas de los alimentos, establecer horarios fijos para comer y comprar alimentos saludables. ¡Así aportamos a la salud de todos!

 

Recuerda que comer saludable es la mejor inversión para el presente y el futuro. Trabajar remoto no debe ser una justificación para no hacerlo. Es cuestión de organización, compromiso y motivación para lograr un estilo de vida saludable no importando las circunstancias que se nos presenten. ¡Voy a ti!

Referencias:

Cleveland Clinic. (2020). 10 Tips for Eating Healthy When You’re Working From Home. Recuperado en mayo 2020 de: https://health.clevelandclinic.org/10-tips-for-eating-healthy-when-youre-working-from-home/

 

Vermillion, S. (2020). How To Eat Healthy While Working From Home. Recuperado en mayo 2020 de: https://www.huffpost.com/entry/eat-healthy-working-from-home_l_5e724b03c5b63c3b6488ee71

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Correo Electonico
Share on linkedin
LinkedIn

Gracias por suscribirse a nuestra lista de difusión, próximamente estará recibiendo actualizaciones de empleos, datos de salud e información sobre nuestros productos y servicios.